Qué significa Greta Thunberg para las personas con autismo

Que una adolescente de 16 años se haya convertido en la cara más visible de la lucha contra el cambio climático en todo el mundo dice ya mucho de Greta Thunberg. La bautizada como “niña del clima” decidió un día faltar a clase para protestar a las puertas del Parlamento de su país, Suecia, por la inacción frente al calentamiento global. Fue el comienzo de un gran movimiento por la justicia climática que ha puesto a los jóvenes en primera línea de combate en los cinco continentes.

Pero más allá del clima, Thunberg se ha convertido en un poderoso altavoz para las personas con autismo, que ella misma vive en primera persona. La joven tiene Asperger, un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista (TEA). Ella lo llama “su superpoder” y habla abiertamente de él en las redes sociales, donde acompaña sus publicaciones con el hashtag #aspiepower. Un hashtag viral.

¿Qué significa realmente esta transparencia y positivismo de Thunberg, y su alcance planetario, para las personas relacionadas de una u otra manera con el autismo? Destacamos tres reacciones al fenómeno #aspiepower: el punto de vista del profesional, del familiar y el de la persona con autismo.

Para los profesionales: oportunidad de visibilización 

El alto impacto de las palabras de Thunberg en las redes sociales ha tenido también amplia repercusión en los medios de comunicación, muchos de los cuales se han centrado en explicar en qué consiste el Asperger y en general, los trastornos del espectro autista.

Un eco mediático visto como una importante oportunidad de visibilización por los profesionales especialistas en autismo, que han aprovechado para aclarar conceptos y derribar falsas concepciones.

Entre las características básicas más difundidas:

  • Se utiliza el término “espectro” para describir el autismo porque sus manifestaciones son muy variadas. No hay dos personas con TEA iguales.
  • Las características comunes afectan a la comunicación e interacción social y a la flexibilidad del pensamiento y de la conducta.
  • No es una enfermedad sino un trastorno del desarrollo.
  • El síndrome de Asperger es una forma de autismo que no presenta retraso en la adquisición del lenguaje ni discapacidad intelectual.

Para el familiar: un valioso apoyo

La entrada en el debate público de los trastornos del espectro autista tiene como efecto colateral el impacto en una figura fundamental: la del familiar. Un rol encargado de dar apoyo, comprensión y aceptación y también necesitado de un referente positivo como el de Greta Thunberg para comprender tanto las debilidades como las fortalezas de una persona con Asperger.

El cambio de perspectiva que ofrece Thunberg hacia su Asperger es, de hecho, uno de los aspectos más comentados entre quienes viven de cerca este trastorno. Una mirada fresca que da visibilidad a las ventajas que ofrece un cerebro que funciona de forma diferente, el cerebro de una persona “neurodiversa”. Como la tendencia a dedicar toda su energía a un tema en concreto que resulta de su interés como ha ocurrido con el clima en el caso de Greta.

El TEA es esto. Pasión y dedicación infinita a una causa. Greta Thunberg es una superheroína para mi hija y para todos en el espectro autista. El TEA es la razón por la que ella es quien es. ¿Cómo puede eso ser algo negativo?”, escribía en Twitter una madre en reacción a un mensaje de Greta.

Para la persona con autismo: inspiración

Del mismo modo, la “niña del clima” es una inspiración y un necesario espejo en el que mirarse para las personas con trastornos del espectro autista, quienes han destacado la importancia de crecer con un referente como el de Greta. Contar con su ejemplo abre un mundo de posibilidades para quienes reconocen estar sufriendo o haber sufrido discriminación por su forma de comportarse o expresarse. Algo especialmente difícil en etapas del desarrollo como la adolescencia, la etapa que está viviendo Greta en estos momentos.

Ella, quien ha reconocido las dificultades con las ha convivido y convive, no ha dudado en defender que ser diferente le ha ayudado también a ser efectiva en sus propósitos, encontrar motivación y sentido en su vida. Un “superpoder” para una supermisión: salvar el planeta.

«No hago público mi diagnóstico para esconderme detrás de él sino porque sé cuánta gente ignorante todavía lo ve como una enfermedad o como algo negativo. Y creedme, mi diagnóstico me ha limitado en el pasado. Antes de iniciar la huelga escolar no tenía energía ni amigos ni hablaba con nadie. Sólo me sentaba sola en casa con un trastorno de la alimentación. Todo eso ha desaparecido ahora ya que he encontrado un sentido en un mundo que a veces parece superficial y carente de sentido para tanta gente«, escribió Greta en sus redes sociales usando los hashtags #aspiepower o #neurodiverse.

Ver esta publicación en Instagram

When haters go after your looks and differences, it means they have nowhere left to go. And then you know you’re winning! I have Asperger’s syndrome and that means I’m sometimes a bit different from the norm. And – given the right circumstances – being different is a superpower. I’m not public about my diagnosis to «hide» behind it, but because I know many ignorant people still see it as an «illness», or something negative. And believe me, my diagnosis has limited me before. Before I started school striking I had no energy, no friends and I didn’t speak to anyone. I just sat alone at home, with an eating disorder. All of that is gone now, since I have found a meaning, in a world that sometimes seems meaningless to so many people. #aspiepower #neurodiverse #npf

Una publicación compartida de Greta Thunberg (@gretathunberg) el


Anterior Siguiente

También puede interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *