Alma Commerce

Los 12 alumnos de Alma Commerce pasan de la teoría a la práctica

La incorporación de una persona con discapacidad intelectual a un entorno laboral normalizado cierra el círculo de la inclusión. Pero dibuja además una sociedad orgullosa de su diversidad y repleta de oportunidades. Es el caso de las prácticas que hace unas semanas comenzaron los 12 alumnos de la escuela taller Alma Commerce en diversos establecimientos de Huesca.
En febrero de 2019 iniciaron la formación teórica en actividades auxiliares de comercio y logística. Y hoy, 8 meses después, estos 12 alumnos y alumnas con discapacidad intelectual están ya aplicando sus conocimientos a la realidad del día a día. Lo realizan en cuatro comercios de Huesca: Semonia, Carrefour, Brotalia y Carita Bonita.

Primer contacto con el mundo laboral

Para todos ellos, este es su primer contacto con el mundo laboral. “Estamos un poco nerviosos, pero a la vez contentos porque vamos a poder demostrar todo lo que hemos aprendido en clase con nuestras profesoras”, explican Isabel y David, los más mayores del grupo. Con solo 24 años, no ocultaban su emoción en los primeros días de prácticas.
“La experiencia nos ha cambiado mucho la vida. Todos los días aprendemos algo nuevo. Y además, vemos que nos puede aportar una oportunidad para encontrar trabajo en el futuro”, explican.

Según destaca Belén Pérez, directora de la escuela taller, el objetivo general que se pretende con estas primeras tomas de contacto en empresas es que los alumnos pongan en práctica todo el conocimiento teórico aprendido hasta la fecha.

El trabajo en el aula

Durante el periodo de formación teórica, que se ha desarrollado en colaboración con ACF Innove, han aprendido aspectos diversos del trabajo. Desde cómo conducir carretillas eléctricas y manuales a las líneas maestras de la gestión de un comercio. La preparación de pedidos, la organización de rutas o la atención a los clientes son aspectos en los que han profundizado y ahora pondrán en práctica.

“Los objetivos académicos están cumplidos en su totalidad con buenos resultados en la mayoría de los alumnos, con las dificultades propias de cualquier aula, pero con la satisfacción de poder superarlas día a día con un gran trabajo en equipo y colaborativo”, asegura la directora de Alma Commerce.

Una formación integral

Las escuelas taller, que se desarrollan en colaboración con el Instituto Aragonés de Empleo, están orientadas a facilitar la inserción laboral de personas con discapacidad intelectual o en riesgo de exclusión social. Por eso, su contenido aborda la formación específica en un área determinada- como el comercio y la logística en el caso de Alma Commerce- pero busca además dotar a estas personas de las habilidades necesarias para favorecer su autonomía y sus habilidades sociales.
Así lo destacan Isabel y David, que descubren otros aspectos fundamentales que la escuela taller les ha ayudado a desarrollar. “Trabajar las habilidades socio-laborales nos hace creer como personas y como grupo y nos prepara para resolver los posibles conflictos de cara al futuro”.
Y es que durante los 18 meses del taller de empleo Alma Commerce se abordan aspectos fundamentales para una formación integral. “Nos parece muy interesante también la formación complementaria en igualdad de género, medio ambiente, sostenibilidad…”.  E, incluso, han puesto en marcha un blog en el que han ido plasmando las actividades de todo el curso. La experiencia les ha permitido aprender sobre el uso de las nuevas tecnologías, el dominio de las redes sociales o el acercamiento a la creación de contenidos audiovisuales.
«Disfrutamos mucho contando en el blog de nuestra escuela las experiencias en las excursiones y en las charlas que vienen a darnos otros profesionales”, confiesan.

Las prácticas representarán sin duda una experiencia tan útil como inolvidable. ¡Mucha suerte!


Anterior Siguiente

También puede interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *