Valentia Tutelar ofrece apoyo e información a las familias de personas con discapacidad

Hay una pregunta que resuena en todas las familias con personas con discapacidad intelectual a su cargo: ¿qué pasará cuando ya no estemos? Por eso, la Fundación Valentia Tutelar ha puesto en marcha desde principios de este año unas serie de charlas informativas en todos los centros Valentia en las que han participado cerca de 150 personas.

«El cuidado de las personas con discapacidad intelectual ha evolucionado mucho y la tradicional tutela ha dado paso a un sistema de curatelas y pretutelas que sitúa en el centro de todo el proceso a las personas», explica Miguel Ángel López, gerente de Valentia. «La Fundación Valentia Tutelar nació precisamente con el fin de ofrecer un apoyo cercano, respetuoso y acorde a la voluntad de las personas con discapacidad intelectual y sus familiares», asegura.

El procedimiento para poder planificar y ordenar ese apoyo parte siempre de la voluntad de los familiares pero debe ser un juez quien, una vez evaluada la situación personal con la participación de técnicos especialistas, acuerda la modificación de la capacidad de la persona con discapacidad intelectual y establece qué apoyos requiere y quién debe prestárselos en el futuro.

«Hemos visto que es un proceso que a la mayoría de las familias les resulta difícil y sobre el que existe todavía un gran desconocimiento», explica Berta Carrera, una de las responsables de Valentia Tutelar. «A veces no conocen que el proceso debe partir de las familias, que su voluntad sobre quién debe ejercer la tutela en el futuro es importante para el juez o que la persona con discapacidad también puede expresar su deseo en relación a su propio futuro continúa Carrera.

El ejercicio de la tutela requiere además una serie de gestiones y de obligaciones, como la de rendir cuentas de manera anual sobre las decisiones y actividades llevadas a cabo, que hace que la intervención de una entidad dedicada específicamente a esta tarea, como Valentia Tutelar, resulte con frecuencia la decisión más segura

 

La pretutela: la mejor manera de respetar la voluntad en el proceso tutelar

En estos encuentros, uno de los aspectos que más interés ha despertado es la figura de la pretutela. «Se trata de un acuerdo que se construye entre la familia, la persona con discapacidad intelectual y la entidad elegida para el ejercicio futuro de la tutela o curatela», explican desde Valentia Tutelar.

De esta manera, decisiones relacionadas con las rutinas, las relaciones familiares, la asignación económica o situaciones vitales de importancia seguirán adoptándose de acuerdo a como venía haciéndolo la familia, una vez que ya no estén.

«La tranquilidad de saber que su hijo, su hermano o su familiar va a estar apoyado no solo de la mejor manera posible sino de acuerdo a sus valores y principios, es lo mas importante para las familias con personas con discapacidad intelectual a su cargo», reconoce Berta Carrera.

«Sé que siempre tengo una mano dispuesta a ayudarme»

El testimonio de las personas tuteladas por Valentia Tutelar representa la mejor muestra de lo que significa su trabajo. «Sé que ante cualquier situación, ante cualquier dificultad… voy a contar siempre con la ayuda de las personas que trabajan en Valentia Tutelar», explica Sergio.

Una ayuda que siempre se ofrece en forma de acompañamiento y desde la responsabilidad y el compromiso de apoyar la toma de decisiones de la manera más autónoma posible. Por eso, cuando Aitziber dice «siempre vas a tener alguien allí que te dirá Lo estás haciendo bien«, lo dice todo.

Programas como «Los miércoles al sol», «Caminando juntos» o el voluntariado tutelar, entre otros, forman parte además de esa oferta de actividades y servicios que la Fundación Valentia Tutelar pone a disposición de las personas con discapacidad intelectual para cubrir los aspectos emocionales y sociales, con el convencimiento de que todas las vidas son para ser vividas, como reza su eslogan.

 


Anterior Siguiente

También puede interesarte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *