Con Mucha Miga endulza a las entidades sociales de Huesca

La escuela taller dedicada a la repostería y pastelería colabora con diversas entidades, a las que dona los productos que elabora

Cruz Blanca, Ymca, Autismo Huesca y la Fundación Agustín Serrate son las primeras en sumarse a la colaboración

La escuela taller Pastelería y Panadería «Con Mucha Miga» de Valentia se ha propuesto endulzar a gran parte de las entidades sociales de la capital oscense. Cuando el pasado mes de febrero arrancó este programa que combina la formación y el empleo para personas con discapacidad intelectual, lo hizo con tres propósitos. El primero, servir de forma gratuita a los centros de Valentia sus productos elaborados de manera artesanal. Además, realizar prácticas en empresas ordinarias, que conforma el último periodo de los 12 meses que dura la escuela taller. Y el tercero de ellos, el más social: colaborar con otras entidades sociales mediante la donación de los dulces.

«Para nosotros era muy importante vincular el carácter social a la formación en la Escuela Taller», explica su responsable, Vanesa Arazo. «Se trata de una manera de profundizar en los aspectos más emocionales del proyecto. Nos permite que nuestros alumnos y alumnas se relacionen con otras entidades y eso les ayuda desde varios puntos de vista. Por un lado, conocen el valor del trabajo que realizan; descubren la perspectiva del posible cliente y les facilita la relación con otras personas a las que explican cómo han desarrollado sus recetas o los alérgenos que puedan contener, por ejemplo».

Dos entregas semanales

La puesta en marcha de este proyecto de colaboración ha arrancado con la colaboración de cuatro entidades- Cruz Blanca, la Fundación Agustín Serrate, Ymca y Autismo Huesca– aunque la previsión es que a partir de septiembre se sumen nuevas organizaciones.

Son los propios alumnos y alumnas de la Escuela Taller los que se encargan de repartir los dulces todos los martes y jueves. «Lo hacemos en grupos de tres para que todos puedan participar», explica Vanesa Arazo. «Esta semana han hecho la primera entrega y ¡todos quieren repetir!», asegura. Ellos se encargan de explicar cómo lo han hecho o las particularidades del producto, como los alérgenos que contiene. Esta semana, cocas de San Juan para Cruz Blanca y la próxima, tarta de queso para Autismo Huesca.

De esta manera, cada entidad recibirá dulces elaborados en la Escuela Taller «Con Mucha Miga» cada quince días. Cruz Blanca, los destina a los almuerzos de los alumnos de la Escuela Taller de Comercio y Almacén y a los desayunos de sus pisos tutelados. En Autismo Huesca, los dulces acompañarán el café en el que se dan citas las familias de los usuarios y formarán parte del almuerzo de uno de sus programas de ocio. Por su parte, la Fundación Agustín Serrate los ofrecerá como postre en el comedor del centro de día, mientras que en Ymca los repartirán entre los grupos de alfabetización y en los programas de bonos de comida para personas en situación de vulnerabilidad.

Más que una escuela taller: un proyecto colaborativo

Además de la colaboración con otras entidades sociales, la Escuela Taller «Con Mucha Miga» está trabajando ya con otros usuarios de Valentia para decorar las cajas en las que se entregan los productos.

Un proyecto dulce por dentro y por fuera. ¡Enhorabuena!

 


Anterior

También puede interesarte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *