Valentia

Valentia, el momento es hoy

Con la agradable sensación de estar de estreno. Así afrontamos en Valentia este final de un año que constituye ya uno de los hitos históricos de nuestra entidad. Y es que estrenar nombre e imagen es una experiencia que incorpora los ingredientes de un buen regalo: que sea único, personal, que represente una sincera muestra de agradecimiento y el deseo de perdurar en el tiempo. Y que llegue, además, en el momento justo.

Un regalo que representa una hermosa oportunidad. La posibilidad de rendir homenaje a nuestro pasado, de volver a ilusionar a la sociedad, a las familias, a los trabajadores… y por supuesto a los máximos protagonistas de toda esta historia: las personas con discapacidad intelectual que se sitúan en el centro de todas nuestras actuaciones.

El momento de Valentia es, sin duda, hoy. ¿Quieres saber por qué?

Porque nos definen los hechos, pero también las palabras

Durante más de medio siglo, hemos ido definiendo nuestra manera de ser, nuestra forma de atender a las personas con discapacidad intelectual y nuestra forma de contribuir a una sociedad más inclusiva y justa. Y en ese camino hemos ido perfilando nuestra diferenciación: la que nos ha llevado a ser la referencia en la provincia de Huesca.

Durante más de 50 años nos han definido los hechos. La voluntad, la perseverancia, las ganas de ir adelante y de ir por delante. La audacia de adelantarse a los tiempos, de intentarlo todo, de despertar conciencias y de reivindicar derechos.

Hoy queremos que además de los hechos, nos definan las palabras. Es el momento de contar con un nombre que nos permita seguir siendo únicos pero también más reconocibles que nunca: Valentia.

Porque queremos seguir siendo líderes

A lo largo de nuestra historia hemos llegado a ser una referencia en toda la provincia de Huesca. Capaces de ofrecer confianza a las familias; calidad y seguridad a la administración; y una atención única a las personas con discapacidad intelectual.

Hemos desplegado una de las más extensas redes de atención, acercando los servicios a las personas. Porque hemos defendido siempre un modelo en el que los servicios se ofrecen allá donde surgen las necesidades. Huesca, pero también Boltaña, Fraga, Barbastro, Monzón o Jaca. Porque creemos que esa es la vía por la que se accede a una sociedad realmente integradora.

Una sociedad en la que todos podamos desarrollar una vida plena allá donde decidamos. Donde está nuestro entorno, donde está nuestra gente.

Y ese es el prisma desde el que hemos definido los servicios que ofrecemos y que logran cerrar el círculo de la inclusión: un lugar en el que vivir, un lugar en el que recibir la atención necesaria, un espacio en el que poder adquirir las habilidades y desarrollar al máximo las capacidades de cada uno. Y un lugar que favorezca la empleabilidad de las personas con discapacidad intelectual o les acompañe en el momento de su jubilación.

Un liderazgo que ha requerido valentía y que hoy se expresa de forma clara.

Porque ahora somos más: Valentia, Valentia Social y Valentia Tutelar

La Asociación de familias que fue el germen de esta entidad hace más de 50 años ha sido capaz no solo de crecer sino de multiplicarse para dar lugar a una estructura más adecuada a los fines y actividades actuales.

Por eso hoy la Fundación Asistencial, la Fundación Tutelar y la Asociación suponen una alianza frente a los retos futuros. Ahora somos más fuertes; y estamos más preparados para afrontar el futuro.

Valentia reúne los servicios, los profesionales, los centros, la formación y el empleo. Completa el círculo de una vida plena, respetando las preferencias e intereses de cada persona.

Valentia Social es el origen. El corazón de nuestra gran familia. Donde se vela por los derechos de las personas con discapacidad intelectual y por los de sus familias. La asociación que recoge la solidaridad, la empatía, la colaboración… y la pone al servicio de una sociedad más justa; con la fuerza de las familias, los voluntarios y los socios.

Y Valentia Tutelar, que permitirá defender y exigir la mejor atención a las personas a las que representa. Con la garantía que ofrece su independencia.

Tres caras de un mismo prisma. Y en su vértice, las personas.

Porque queremos seguir siendo únicos

Nuestra entidad ha sido capaz de ver que necesita una nueva imagen que la proyecte al futuro y que sea capaz de honrar el trabajo de los que la han llevado hasta aquí.

Nuestra nueva imagen logra representar los valores que son comunes a toda la casa: desde los usuarios, hasta los familiares, socios, voluntarios o trabajadores. Honesta, comprometida, decidida, audaz, flexible, diversa… única.

Una identidad que transmite confianza, seguridad y garantía de calidad. Con una visión a largo plazo y una intención de clara perdurabilidad, vanguardia y voluntad transformadora.

Nuestro propósito, nuestra voluntad de construir una sociedad mejor, más solidaria, justa e inclusiva es compartido con la inmensa mayoría del sector de la discapacidad. Nos unen los objetivos y muchos de nuestros valores se cimentan sobre la misma base. Con algunas de ellas, además, hemos compartido durante más de cinco décadas el nombre.

Es momento de seguir compartiendo una misma visión de la sociedad, pero desde el reconocimiento de una identidad propia, basada en nuestra historia y con la fuerza necesaria para impulsarnos al futuro.

Valentia representa una forma de ser. Una forma de afrontar las dificultades. Con el vigor y la fuerza del que sabe que todavía queda mucho camino por recorrer.

Un recorrido que empezamos a vislumbrar y en el que te hemos guardado un lugar de honor…

Porque tú sumas

¡Bienvenidos a Valentia!


Anterior Siguiente

También puede interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *