voluntario_tutelar_atades_huesca

Voluntariado tutelar: otra forma de ser voluntario

El voluntario tutelar es más que un voluntario. Es un amigo, un compañero, un confidente. Para una persona con discapacidad intelectual, que está tutelada por una entidad, el voluntario se convierte en esa persona en la que confiar, contarle sus alegrías y sus penas, sus necesidades, sus sueños, su día a día…

Se comparten momentos especiales, aunque simplemente sea un acto cotidiano como dar un paseo, salir a comprar una chaqueta o tomar un refresco juntos. El voluntario es un amigo, una persona que le aprecia tal como es, que conoce sus gustos y sus aficiones, que sabe escucharle y comprenderle. Una persona que nota muy cerca, que es parte de su vida, que siente que le quiere como si fuera su familia.

¿Qué diferencia hay con un voluntario habitual?

El voluntario tutelar, como cualquier voluntario, es una persona que destina parte de su tiempo para acompañar a una persona con discapacidad intelectual o del desarrollo en algunas de sus actividades de ocio y tiempo libre, o simplemente disfrutar juntos de una conversación.

La diferencia fundamental es que el voluntariado tutelar implica una vinculación afectiva especial con esa persona con discapacidad que, al carecer de familiares, está tutelada por una entidad. Se establece una relación más personal, más cercana, y con mayor estabilidad en el tiempo.

La persona tutelada ofrece su alegría, su afecto y confianza al voluntario, permitiéndole realizar una labor social muy agradecida y motivadora. Y el voluntario tutelar hace realidad que esa persona con discapacidad logre una mejor calidad de vida, más autonomía y un mayor grado de inclusión social.

Los voluntarios tutelares contribuyen a crear una sociedad más solidaria, más íntegra y con más oportunidades para las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.

¿Qué hace un voluntario tutelar?

Un voluntario tutelar puede ayudar a cambiar la vida de una persona con discapacidad intelectual o del desarrollo. El voluntario en este caso invierte su tiempo en experiencias compartidas con el usuario tutelado, en ratos de acompañamiento, en momentos de charla, en vivencias cotidianas, en situaciones de escucha.

La persona que ejerce de voluntario tutelar es capaz de ver las necesidades del tutelado, reconocer sus gustos, sus aficiones, sus preferencias. Con la experiencia, el voluntario puede colaborar en el desarrollo de las capacidades y habilidades de la persona tutelada, contribuyendo a mejorar su autoestima.

Entre el voluntario y el tutelado se crea una relación de tú a tú, de complicidad, respetuosa, y con momentos divertidos, cada día diferente.

El voluntario también ejerce una importante labor de inclusión social, favoreciendo la integración de la persona con discapacidad en otros entornos, su normalización y potenciando su sociabilidad. Contribuye a abrir su mundo.

¿Puedo ser voluntario tutelar?

El voluntario tutelar es una persona de valores éticos firmes, una persona comprometida, solidaria, sensible y empática. Con ganas de contribuir a la sociedad, con entusiasmo para luchar por un mundo más justo, con inquietud por colaborar en causas sociales.

Son personas receptivas, con capacidad de escucha, abiertas a ver el mundo de la discapacidad sin prejuicios, sin complejos. Con muchas ganas de dar a los demás. Con la serenidad y sensibilidad que implica un acompañamiento personalizado que sea capaz de llenar las carencias afectivas que puede sentir una persona tutelada por el hecho de no contar con familiares cercanos.

El perfil del voluntario tutelar suele ser una persona madura y responsable, que se ve recompensada cuando utiliza parte de su tiempo en compartirlo haciendo feliz a una persona con discapacidad, disfrutando juntos. Son voluntariados de largo recorrido, más personalizados, con más compromiso pero muy gratificantes. Los voluntarios tutelares coinciden en afirmar que la experiencia les ha ayudado enormemente a su crecimiento personal.

¿Y tú? ¿Te has planteado ser voluntario tutelar?


Anterior Siguiente

También puede interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *